VOLVER a lenguandina.org

 

VOCABULARIO

DE LA LENGUA

AYMARA

 

 

 

COMPUESTO POR LUDOVICO BERTONIO

 

 

* * *

 

ALGUNAS ANOTACIONES PARA SABERSE

 

APROVECHAR DE ESTE VOCABULARIO Y HABLAR

CON MAS PROPIEDAD ESTA LENGUA AYMARA

 

 

De la pronunciación y ortografía de esta lengua.
 
ANOTACION I
 
 

L

a ortografia es arte que enseña a escribir bien congruamente, usando de las letras y caracteres, que los sabios de las lenguas aplicaron para leer y pronunciar, conforme al uso de cada nación. De donde se sigue que quién supiere leer bien según la fuerza y sonido de cada letra sabrá pronunciar bien si lo escrito llevare las letras que la ortografia pide: y ese mismo saber leer bien será causa que uno pronuncie mal si la ortografia faltare; como por ejemplo: hombre bárbaro, por llevar, buena ortografia, quién quiera que sabe leer lo pronunciará bien y si estuviera mal escrito, de esta manera: homble parpado, el que supiere leer según la fuerza de cada letra pronunciara mal por ser mala la ortografia: de donde se echa de ver cuán necesario sea que los vocablos vayan bien escritos según la variedad de su pronunciación. Si esta lengua, como en muchas partes se conforma en la pronunciación con la española, se conformará en todo: no hubiera necesidad de inventar otras letras o modos de escribir que los que usamos escribiendo en romance. Pero estos Aymaras tienen muchas pronuncia­ciones, que no tienen los españoles y por el contrario los españoles tienen otras de que carecen los Aymaras. Por esto es necesario buscar algún modo de ortografía que enseñe a pronunciar bien lo que se escribiere en su lengua.
                                      
Dos maneras hallo yo para esto. La una es, que se inventasen nuevos caracteres aplicándolos a las pronunciaciones de que nosotros carecemos: pero aunque esta sea la más propia y mejor manera, tiene un inconveniente muy grande, y que si no hubiere maestros e escuela que enseñen a ronunciar aquella nueva forma de letras, solamente el ventor de ellas sabrá pronunciarlas. Por esta causa tengo por mejor la otra manera y es que usemos de las mismas letras que tene­mos en romance, du­plicándolas o acom­pañándolas con otras, o de otra manera, como mejor pareciere y así duplicadas y acompañadas, se apliquen a la pronunciación que fuere menester, porque por una parte no se extrañarán las letras, y acompañadas o duplicadas de aquella manera servirán de pronunciar conforme a las reglas que para ella daremos y no es nuevo hacer ésto, porque la lengua italiana y española usan de las mismas letras que la latina y para sus pronunciaciones particulares duplican las letras latinas o las acompañan con otras v.g. en esta dicción amarillo, aquellas dos -11- se pronuncian diferentemente que en latín y para escribir esto mismo en italiano escribieran de esta manera amasiglio, los españoles dicen -milla-, y los italianos -miglia-. Y todos pronuncian de una misma suerte y lo escriben de diferente manera, tomando cada nación las letras latinas y acomodándolas a su natural pronunciación, con duplicarlas o acompañarlas con otras, como es fácil advertirlo y pudiéramos traer otros muchos ejemplos. Esto mismo pues guardaremos en esta lengua y para proceder en esto con la claridad que conviene, primeramente es necesario saber las letras y sílabas que se han de diferenciar de nuestra común pronunciación y modo de hablar.
 
Parecerá esto "prima facie" negocio muy dificultoso, pero yo lo hallo muy fácil y hacedero, porque con saber pronunciar doce o catorce vocablos que aquí ponemos se sabrán pronunciar todos los demás que se hallaren escritos conforme a la pronunciación que aquí enseñamos, sean pues las sílabas estas con sus vocablos:
 
Pha                 phi           phu: soga de ichu            phala
p'a                   p'i            p'u: agujero                      p'iya
tha                  thi           thu: frio                            thaya
t’a                   t'i             t'u: pan                             t'ant'a
chha              chhi         chhu: ala                          chhiqa
ch'a                ch'i          ch'u: fuerza                      chama
kha                khi          khu: nieve                        khunu
k'a                  k'i           k'u: chicha                       k'usa
qha                 qhi          qhu: luz                             qhana
q'a                   q'i           q'u: amarillo                     q'illu
xa                   xi             xu: encima                       patxaru
 
 
El modo como cada uno sabrá pronunciar estas sílabas y los vocablos en que se hallan al principio, medio y fin de ellos, será éste que pregunte al indio ladino o al criollo, que mamaron esta lengua con la leche y también saben bastantemente la española y le diga cómo se dice en tu lengua luz por este vocablo qhana, fuerza por ch'ama o amarillo por q'illu, encima por patxana, soga por ph,qla, agujero por p'iya, algodón por ghiya, peña por jaqhi, frío por thaya, pan por t'ant'a, &c. Y advertiendo cómo pronuncia cl indio, procurar de pronunciar de aquella propia manera, haciendo hábito en las tales pronunciaciones y después hallando aquella letra o sílaba en .éste vocabulario y en todo lo que se escribiere según esta ortografía procurar de pronunciar siempre de aquella manera y si escribiere, escribir también de la misma manera, acostumbrándose a ello y lo que se ha dicho de estas sílabas: qha, ch'a, k'a, xa, pha, p'a, q1, q'i, tha, t'a, &c. Para saberlas pronunciar se guardará también cuando aquellas letras se juntaren con i, u, porque casi todas ellas pueden juntarse con todas las vocales, como puede verse en todo el discurso de este vocabulario, como : q'illu, amarillo; k'illima: carbón, q'uchallu: roto, k'usa: chicha; y así de todas las demás letras, que por no alargarme no pongo ejemplo de cada una en particular, ni es necesario por ser negocio claro. Verdad sea que esta letra k'a q'a, q'i, k'i, &c. se pronuncia también de otras maneras, pero por no causar confusión me ha parecido mejor dejarlas al uso cotidiano, que es maestro de todas las artes.
 
La regla que se ha dado para saber pronunciar, es más cierta y segura, remitiéndolo al indio o criollo para que lo aprendamos y oigamos de su boca, que nos enseñará como se ha de poner la lengua, labios y dientes o si ha de ser la pronunciación hacia dentro o hacia fuera, que por esta regla quedaría abierta la puerta para errar muy a menudo.
 
Con todo eso, por no dejar de acudir al parecer de algunos pondré también algunas advertencias, cómo se han de poner los labios y otras cosas para saber pronunciar, que- por ventura dará alguna luz para ello.
Qha, qhi, qhu, se pronuncian con el principio de la garganta, al fin del paladar, apretando algo el espíritu.
 
¶ Xa, se pronuncia casi de la misma manera, sin apretar el espíritu o resuello.
¶ Q'a, apretando mucho la garganta como quien da castañeta.
¶ Ch'a, apretando la lengua y retirándola al pronunciar.
¶ Chha, echando el píritu afuera más que la uestra cha ordinaria.
         ¶ Pha, es media entre f y p. J
         P’a, apretando los labios mucho:
         ¶ Qi, ki, con más fuerza que si fuera con sola una q.
       ¶ Tha, echando el espíritu fuera.
       ¶ Ta, apretando mucho la lengua entre los dientes.
 
 
Quede dicho así esto aunque con alguna oscuridad porque 'es dificultoso señalar las partes de la garganta, lengua y dientes donde se hace la pronunciación y así me parece mejor aprender oyendo a los indios.
 
 
Es tan importante saber bien la pronunciación y la ortografía para escribir, que sin ella resultan muchos yerros como se verá.
 
 
Primero: no se entenderá lo que uno quiere decir, si no es por discreción o adivinando.
 
 
Segundo: que dirá una cosa por otra si uno escribiere o pronunciare según la orto­grafía del romance como si en lugar de k'acha jucha que sig­nifica pecado ligero o pequeño escribiese o pronunciase ghach'a jucha que significa t)ecado de incesto y son casi innumerables los vocablos donde hubiera grande equi­vocación si con el pronunciar­los o escribirlos de diferente modo no se distinguirán.
 
 
Tercero: que en lugar de algún vocablo honesto dirá otro que es torpe, como jallu con aspiración significa lluvia o aguacero y sin ella quiere decir "pudenda virorum".
 
 
Cuarto: Que aunque se en­tienda lo que uno quiere decir pronunciando mal, pero ofende los oídos o provoca los oyentes a risa como nos reímos de los indios, nosotros cuando les oímos que dicen mal varido, en lugar de mal parido, Qawrasara, en lugar de Caravajal, resituma, por legítimo, perazo por pedazo, salo por jarro, cometa por co­mida y otros disparates como estos.
 
Holgárame de haber halla­do cosa asentada a cerca de la ortografía de esta lengua, pero pues no hay nada, pareciome puesta en razón Ja que aquí enseñamos y si fuere diminu­ta o insuficiente, con el tiempo se podrá ir mejorando como acontece también en la lengua española, que tampoco tiene la firmeza que conviene que aún en los libros impresos hay grande variedad en la ortografía como puede verse en las obras del Padre Fray Luis de Granada y del P.P. de Ribadeneyra y en otros que varían en hartas cosas unas de otras con ser hombres, tan doctos, porque unos es­criben hazeys otros haceís, unos consciencia otros con­ciencia, unos charidad otros caridad &c.
 
 
Pertenece también a la or­tografía de esta lengua saber que muchas veces juntos las consonantes, tt como yatichit­ta, aparanttaña, jakkakiña, y en otras muchas ocasiones, para significar que es menes­ter detenerse un poco allí, y que no debe pronunciarse como si fueran dos conso­nantes juntas como se usa en Latín.
La ortografía de cada vocablo se sabrá mejor mirándole donde está escrito con los demás en su propia letra como en la A, los que comienzan por A, y en la B, los que en su primera sílaba tienen B, y así los demás por el cuidado que se tuvo en escibirle con más puntualidad en su lugar, que en otras partes donde se topare.
 
Es necesario saber la ortografía especialmente "in principio dictionis", para saber buscar los vocablos que en este libro, en la primera y segunda parte, y mucho más en la segunda.
 
Algunas naciones se diferencian de otras en la pro­nunciación: por que estos Lu­pacas raras veces pronuncian ya, sino ä con diéresis como en lugar de jiwayatha, jiwäta, lurayaña luráña. Y así en lu­gar de suyo dicen sü contra el uso de los indios Pacases y otros que siempre pronuncian yo. I. yu. Muchas veces tam­bién donde los Pacaes dicen -ña estos dicen -lla; como piña uñaña y los Lupacas pilla ullaña, &c. algúnos dice araxpacha, otros alaxpacha; siriña, siliña, &c. Unos dicen jutxaña y los Qanas y Qan­chis jutkaña, volviendo la partícula -xa interpuesta en - ka, ordinariamente. Unos pro­nuncian layra, en lugar de nayra; luranaña, en lugar de lurajata en el futuro otros ya­ticháma en lugar de yatichama­ma. Adviértese esto para que no se extrañe cuando los in­dios hablaren de aquella ma­nera; no solamente en lo que se ha dicho, sino también en otras ocasiones, que con el uso y advertencia se irán sa­biendo, como otras muchas cosas.
 
 
De los vocablos de esta lengua
 
ANOTACION II

L

 
a causa de haber tantos vocablos en esta lengua es por que en las acciones de las cosas no miran tanto al efecto como al modo con que se hace y como éste sea vario, resulta de ello grande variedad y copia de vocablos. Nosotros para decir llevar una cosa, no miramos más sino que la cosa se pase de una parte a otra y así hay un verbo general para personas y cosas cualesquiera que sean, que es el verbo llevar y esto está recibido en la lengua romance. Pero, en la lengua aymara se mira, si la cosa que se lleva es persona o animal bruto; si la cosa es larga, si pesada o ligera; porque realmente según estas calidades son diversos los modos de llevar: con las manos, en el hombre, a cuesta , &c. Porque el modo de levar es diverso. Aprovecha saber esto así, para no espantarse mucho de la gran copia de vocablos, como también ya que los hay, para buscar los que son propios para cada cosa, lo cual sucede no solamente en los verbos de llevar sino también en otros muchos, como entrar, andar, lavar, y aun en los nombres y particularmente en los de parentesco.
 
2.- Los novatos que van aprendiendo la lengua Aymara muchas veces yerran queriendo deducir un vocablo de otro por alguna semejanza que entre ellos hay; y con esto pasan muchas dificultades enconcertar el uno con el otro. Jayp'u, es la tarde y jayphu es oscuro que no se parece bien. Querrá uno decir que el uno se deduce del otro, pero no tienen que ver y también son diversos en la pronunciación y por no advertirse bien, dan en estas deducciones.
 
3.- La significación del vocablo principalmente contiene al que está en primer lugar en el vocabulario; así en la primera como en la segunda parte; y si se ponen muchos, búsquese su significación en sus propios lugares.
 
4.- Algunas veces no se ponen los compuestos por su orden, sino que se entremeten los verbos con los nombres verbales, para mayor claridad de - sus significaciones, y también porque no se hallaron a su tiempo; pero, con mirar una columna más toparán con ellos si los hubiere.
 
5.-Pónese algunas veces primero el compuesto que su simple por ser más ordinario, pero será fácil de saberle con quitarle la partícula, aunque por ventura no se usará sino compuesto.
 
6.- Los vocablos, algunas veces se explican con muchas palabras, pudiéndose con menos y aún se declaran con algunos ejemplos. Pero todo esto se hace para quitar
equivocación y para que se entienda mejor lo que cada vocablo significa y no se ponen siempre para evitar prolijidad.
 
7.- Cuando el vocablo compete al hombre, de ordinario conviene también a la mujer, sino es que se advierta lo contrario en la declaración o conste por alguna otra evidente razón que no compete a ambos.
 
8.- Los indios usan ya de muchos vocablos tomados de la lengua española o porque no los hay en la suya, o porque se les han pegado con el trato de los españoles, como candelero, vinagrera, sombre­ro, &c. Y si los usan aunque corruptamente tengo por me­jor acómodarse a su modo de hablar, que no inventarles nuevos términos en su len­gua. Pues entenderán mejor con decirles: candelero o can­drillo apanima, que no cande­la; sát'áña apanima; porque aunque este segundo es propio de la lengua, pero el otro es más recibido y usado y lo mismo sucede en los verbos. Pero todos los nombres y verbos tomados de la española se declinarán y conjugarán al modo de la lengua Aymara, como azotiña: azotar, pirtiña: perder, pakaríña: pagar y como estos hay otros muchos que se hallarán en diversas partes del vocabulario, especialmente en la primera.
 
9.- Alguna duda y aun confusión podría causar el ver que preguntando al indio la significación de algún vocablo dice una que es muy diversa de la que ponemos en el vocabulario. Pero esto nace o de que el vocablo tiene todas aquellas significaciones que el indio dice, aunque no están escritas en el vocabulario por ser claras o de que el indio no entiende bien lo que le preguntan; o no le preguntan como conviene. Por esto es menester que haya mucho miramiento en el preguntar con toda la claridad posible para que responda con la que conviene y no condenar luego por impropio algún vocablo o frase por el dicho de uno solo. Pués unos indios usan de un término y otros de otros, especialmente si son de diversos pueblos o provincias.
 
10.- Confieso que a veces no se ha podido hallar la significación de algún vocablo que corresponda bien a la lengua española o a la lengua Aymara o la frase de la una que venga bien con la otra. Pero por no dejarlo del todo se ha puesto algún vocablo o modo de hablar no tan propio, a fin que por medio de él se busque y haya entrada para investigar lo más propio y esto no será de poca importancia  para  los que son curiosos en estudiar esta lengua Aymara.
 
11.-Podría ser que alguno  se ofendiese ese cuando topa en vocabulario algunos vocablos de cosas torpes  pareciéndole que podían dejarse.  Pero esto se hizo muchas veces los confesores entenderán más facilmenteeee lo que se dice en confesión, sabiendo los tales vocabloss que no sabiéndolos y servirán también para percibir mejor las circunstancias de los pecados  y aprenderlos con este fin, no puede dañar; pues “omnia munda mundis".
 
 
 
ANOTACION III
 
ALGUNAS COSAS  MENUDAS
 

E

n esta lengua hay muchos sinónimos o vocablos para una misma cosa; entiendo
nació esto de la reducción uchos pueblos, porque cada uno habría alguna ncia, usando en un blo de un vocablo y en de otro, como también de en todas las naciones, ándose después todos en pueblo y comunicándose eron a usar para una ma cosa de otros vocablos,que los moradores usaban )os moradores de otros que n propios de los advenedizos. Para saber si son verdaderamente sinónimos de una misma significación mírese el lugar del vocabulario, donde principalmente se trata de cada uno, que es en su propia letra. Porque cuando se pone por sinónimo de otro podría ser que lo fuese en parte y no en todo y de eso resultaría algún yerro, como aconteció a un Bizcayno que pensando que Bacín y servicio siempre significaba lo mismo dijo que le habían dado a comer un bacín de asado y otro de guisado.
 
2.- La causa de haber puesto muchos sinónimos es, porque no solo hemos menester saber hablar con los indios, para lo cual bastarían menos vocablos, sino que también es necesario que sepamos entenderlos cuando ellos hablan; y por que usan de muchos sinónimos, unas veces de unos, otras veces de otros, sino supiéremos los tales sinónimos, tampoco entenderemos lo que dicen y así fue necesario ponerlos.
 
3.- Cuando se ponen muchos vocablos que significan los mismos nombres o verbos que sean como Larqa, Pincha, Irpa, que todos tres significan acequia y después dicen el vocabulario. Hacer acequia o hacerla: larqachaña, &c. Este, quiere decir que también pueden componerse de la misma suerte los otros dos sinónimos y decir pinchachaña, irpachaña, que significan lo propio que larqachaña: hacer acequía, y esto se hace por abrevi,ar y así será menester advertir esto cuando uno va estudiando el vocabulario, no solamente para componer con partículas los demás verbos, sino para componer nombres y adverbios y lo demás que allí se enseña.
 
4.- Muchas metáforas hay en esta lengua pero conviene advertir que aquel lahablara mejor y con más provecho que se acomodare al lenguaje común y ordinario, v.g. Inti jalsu, es más ordinario que inti phallusu; inti jalanti, es más claro que no decir Inti thalaxranti. De estos modos metafóricos y exquisitos bastará usar de cuando en cuando, para dar alguna sal y lustre a la oración.
 
5.- En la composición del vocabulario no se ha mirado más que a las tres o cuatro letras primeras de cada vocablo; poniendo en primer lugar los que convienen en aquellas tres o cuatro letras por orden del a, b, c, Por que mirar queconcertarán en más, fuera cosa de mucho trabajo y no necesaria.
 
6.- Si en los casos que pide el nombre o verbo hubiere duda, pregúntese al indio alguna oración en dos o tres maneras; variando el nombre en los casos en que podría ponerse con aquel verbo y después preguntarle cuál de aquellas maneras estará mejor y es la más ordinaria; y seguir lo que el indio dijere, aunque en este vocabulario se ha tenido cuidado de apuntarlo.
 
7.- Este num. 3, al cual se siguen las sílabas qi, xi, ï, y otras semejantes, significa que la tercera persona del verbo se acaba de aquella manera, para saber formar los tiempos que de ella dependen.
 
8.- Algunas veces, acotando con la primera o segunda parte del vocabulario se hallará que dice; Vide, Ibi o una V. solamente, lo cual quiere decir que alli se hallará la construcción del verbo o alguna regla para hablar congruamente o algún sinónimo y cosas semejantes.
 
9.- Idem, ordinariamente se pone en los vocablos que los indios han tomado de la lengua española y, también cuando la significación es la misma que se puso en el vocablo precedente o cuando un mismo vocablo sirve a dos cosas, a la que precede y a la misma donde se pone Idem.
 
10.- La + se pone cuando se van diciendo otras cosas pertenecientes al mismo vocablo.
 
11.- La se pone donde se dá alguna regla general perteneciente a la gramática o a la significación general del nombre o verbo.
 
12.- Cuando en el vocabulario se hallare, -ru, -na, -tha, -mpi, entender que el verbo pide su caso con aquellas preposiciones y esto se hizo "brevitatis causa" y cuando dice acusativo, entender que ha de ser sin preposición.
 
 
 
Modo de estudiar esta lengua.
 
ANOTACION IV
 

L

a principal cosa que ayuda para saber esta lengua es un deseo grande de salir con ella para procurar de veras la salvación de los indios; porque sin este despertador cesará todo el cuidado que en esto debe haber.
 
2.- Después de esto es necesario estudiar el arte breve al principio que uno comienza, para saber declinar y conjugar; después con estos principios y otros semejantes que en ella se enseñan, comenzar a construir algunas cosas de esta lengua, como son las oraciones, catecismo, &c. tomando los vocablos y modo de hablar que se van topando y comenzar a hablar algo aunque sea tartamudeando.
 
3.- Sabidos estos principios y cobrada alguna noticia del modo de hablar de esta lengua, es forzoso insistir en 3, cosas principalmente que son: estudiar con cuidado el arte grande, construir cosas algo más dificultosas como son sermones, ejemplos y otras cosas que hay en esta lengua, traducidas y compuestas con mucha propiedad de los mismos indios; y por que todo esto no se quede en la especulación es necesario venir a la práctica sujetándose al trabajo de la composición. Sin estas tres cosas tengo por imposible que uno venga a saber hablar algo en esta lengua que sea digno de oír, ni que pueda entenderse con la claridad que conviene y por que uno puede engañarse presumiendo, que todo lo que dice va muy bien dicho y declarado; es necesario acudir al maestro o a alguno que sepa dar razón de esta lengua y que corrija las faltas, que en la composición hubiere; pero para alcanzar facilidad en el hablar, añado que es necesario ejercitarse en predicar los sermones o ejemplos que se fueren componiendo, después de haberlos corregido con el maestro; porque sin enmendarlos, el que los quisiese predicar, cobraría facilidad en hablar mal toda la vida, persuadiéndose que habla muy bien y hablando con muchas impropiedades y solecismos o barbarismos, sin llevar el modo que este lenguaje pide; poco fruto sacará de sus sermones y doctrinas, sino es que estas faltas se supliesen con el mucho espíritu y particular concurso de nuestro Señor. Pero siempre es bien,hagamos lo que podemos de nuestra parte, aunque sea a costa de mucho trabajo, pues le hay en todas las cosas para alcanzarlas, si- son de mucha estima.
 
4.- Porque uno no puede hallar siempre el maestro a la mano, cuando le faltare será necesario acudir a los indios ladinos. Pero será menester tener mucho aviso en pregun­tarles, para que no respondan una cosa por otra, aco­modándose en las preguntas al modo más claro para ellos; y si preguntados en primera perso­na no lo entendieren pregúntenle por las demás y así en los tiempos y modos del verbo y casos del nombre; por que muchas veces se turban; por no entender alteran nuestras preguntas y responden disparates y no hay duda sino que unos indios son más aptos y entendidos que otros y es bien hacer prueba de muchos.
 
 
5.- Importará mucho ir leyendo poco a poco el vocabulario y las frases para echar de ver que esta lengua no es corta y que tiene muchos modos de hablar; notando algunos siempre y tomando algún número de vocablos, aunque no sea más que una docena cada día; y principalmente, aprovechará sacarlos de los sermones y ejemplos que fuere leyendo y construyendo. Por que esos son los que "ex adiunctis" se entienden mejor y aún será provechoso notar aparte en qué ocasión podrá servirse de el tal modo de hablar, vocablo y frase.
 
6.- Si la Gramática de la Lengua Española fuera fácil de dar a entender, pusiera algunas reglas para los indios que quieren aprovecharse de este . vocabulario; pero como sea cosa difícil darla a entender, sino es agente que haya estudiado, no puede decir otra cosa sino que al indio, si fuere ' ladino y entendido le será de provecho tomar el verbo yatichaña, con lo que corresponde a la Lengua Española y saber la correspondencia    de la una lengua a la otra y con esto quizá podrá aprovecharse de primera y aún de ambas es del vocabulario.
 
7.- Para enterarse más de propiedad del vocablo, no ría tiempo perdido mirar,
sí en la primera, como en la gunda parte de él: para ver corresponden las ignificaciones de los ocablos. Porque el vocablo de la aymara, con que se declara el de la lengua española, estará en la segunda parte y aquel con que se declara el de la lengua aymara, estará en la primera parte de este vocabulario.
 
 
 
 
 
De los verbos de llevar y de movimiento
 
ANOTACION V
 

L

 os verbos de llevar y movimiento, no solamente alcanzan nueva significación sobre la que tienen; sino muchas veces la mudan totalmente, según las partículas con que se componen. Por esto me ha parecido ponerlos aquí todos juntos, con una breve declaración; porque muchas veces nos habremos de remitir a ellos por excusar de trabajo y enfado. Y si alguno faltare fácil será añadirle y comprenderle en las reglas que para los otros se dieren.
 
 
De los verbos de
llevar por orden del
a.b.c.
                                         §. I.
 

Äña. Llevar cosas largas. Anakiña. Llevar por delante muchas personas o animales.

Anakiña.Llevar por delante muchas personas o animales

Apaña. Llevar, generalmente

Asaña. Llevar loza

Qatatiña Llevar arrastrando

Kallaña. llevar como en litera o en peso

Qutuña. Es sinónimo de anakiña

Qhachuña. Llevar  arrastrando

Chaxraña. Arrastrar.

Iqaña. Llevar ropa,&c

Jach'iña. Llevar en el puño.

Jajuña. Llevar en la manta, ceñida al cuello.

Jarphiña. Llevar en la falda.

Jikhaña. Una vestia por delante.

Jiskhaña. De la mano o de diestro, &c.

Jistaña. Llevar generalmente; raras veces se usa.

Wayuña. Llevar algo colgado de la mano.

Wantuña. Vide: qallaña.

Ichuña. Llevar en brazos

Iraña. Llevar cosas ligeras

Irpaña. Llevar personas.

Ituña. Cosas pesadas.

K'araña. Llevar brasas.

Lakhaña. Un costal de papas, &c, como abrazado

Lak'uña. Papas en la manta.

Lampaña. En litera

Lankaña. Llevar barro en las manos o cosas así.

Llawch'iña. Llevar barro.

Marqaña. Una brazada.

Mujiña. En la falda de la manta o capa.

Nukhuña. Llevar rodando.

Phukiña. Un haz de algo a las espaldas.

Qhiwiña. Una viga al hombro.

Sullaña. Llevar arrastrando.

Unkuña. En un pañuelo algo.

Yayuña. Tender hierba ichu.

Yiwañá Mechones de ichu encendido.­

Yupaña. Lo mismo.

 

En sus propios lugares se sabrá mejor la significación de todos estos verbos; y para ver las partículas con que se componen mírese el verbo apaña. Donde también se verá puesto en práctica lo que; apuntamos de la síncopa en la gramática por causa de estas partículas.
 
 
DE LOS VERBOS DE MOVIMIENTO  § II
 

Äña. Ir muchos juntos, personas o animales.

Aywiña. Lo mismo.

Qhawsaña. Correr el agua o extenderse mucho.

Qhuchuña Ir muchos juntos.

Chhukhutaña. Correr mu­chos.

Jamkanchaña. Ir a priesa.

Jasaña. Correr

Jawraña. Huir las bestias.

Jithiña. Andar arrastrando.

Jump'uña. Ir en grande número; aunque no es usado si no se compone con alguna partícula

Jusaña. Correr muchos.

Walakiña. Caminar con la fresca de la tarde o mañana.

Walaña Correr las bestias

Iwiniña. Andar los niños.

Mariña. Huir

Maña. Ir

Mitikaña. 3 -ki. Huir.

Mullit'iña. Andar la culebra.

Nuqiña. Andar quedito.

Phat'iña. Huir.

Saraña. Andar

Witiña. Andar los niños o los pájaros.

 
Búsquese la significación de estos verbos en su lugar
 
Fin de las anotaciones